LOS FISCALES CON LA TOGA DE RAYAS

No sin mi toga

Lecrim

Desde que salió a la luz la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, no ha dejado de venirme una imagen a la mente. En sueños y, últimamente, también cuando estoy despierta. Y que no se marcha de ahí, por más que la exorcice y no quiera pensar en otra cosa. Ahí permanece, pertinaz como la sequía.

Y me veo a mí misma, y a mis compañeros de fatigas, con la toga a modo de traje de preso, y con la bola atada al pie de la mesa del Juzgado, dando que dando a las revisiones de los procedimientos mientras nos acordamos de todo el árbol genealógico del legislador.

Ver la entrada original 589 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: