¿Somos una sociedad decente?

El derecho y el revés

Decía Avishai Margalit (La sociedad decente, Paidós, 1997) que una sociedad decente es aquella cuyas instituciones no humillan a las personas y aclara que la conducta humillante rechaza al otro como no humano, pero la acción de rechazo da por supuesto que lo que se rechaza es una persona. Ese rechazo humillante se ha convertido en habitual en Europa con las personas que huyen de conflictos bélicos como el de Siria hoy y otros antes, o de la más absoluta miseria que se padece en tantos lugares, y tal rechazo se practica en Grecia, Turquía, Macedonia, Serbia o Hungría,…, pero también en Italia o España.
Por si fuera poco, estos días estamos asistiendo a un intento, a escala europea, de institucionalización de estas humillaciones: como es sabido, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han alcanzado un principio de acuerdo con el primer ministro…

Ver la entrada original 789 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: