Puntualidad:¿posible?

Con mi toga y mis tacones

DSC_0003

Los artistas tienen fama de anárquicos. Todos hemos oído historias –reales o leyendas- de divos o divas que se permitían llegar horas tarde a los ensayos so pretexto de ese divismo. Y, por supuesto, si la estrella es tan rutilante que sus extravagancias compensan los ingresos que reporta, se le consiente. Pero los caprichos no duran muchos. Y como El Ocaso de los dioses llega, tal como Ha nacido una estrella, su brillo se apaga y no hay capricho que se le aguante. Y al final es lo de siempre: lo duro no es llegar, es mantenerse. O ambas cosas, vaya.

Ya sabemos que eso de la puntualidad parece tener nacionalidad. La puntualidad es británica por antonomasia. Como el Te de las Cinco. Al igual que la disciplina es germánica. Para los españoles parece que queda la jarana y la fiesta, como el título de aquella…

Ver la entrada original 730 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: