Extensión:¿defecto o virtud?

Con mi toga y mis tacones

Screenshot_2016-05-07-13-42-46

Hay un conocido dicho que reza eso de que “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Y Shakespeare ya dijo que “la brevedad es el alma del ingenio” –cita ésta que he tomado prestada del perfil en redes de na buena amiga-. Y tanto la sabiduría popular como el dramaturgo británico tienen buenas dosis de razón. Pero el problema no es tan sencillo. Y estriba en saber cuál es la justa medida. Ni quedarse corto ni pasarse. Esto es, ni calvo ni siete pelucas.

El mundo del espectáculo da buenas muestras de ello. No sé qué moda se ha impuesto hace tiempo de considerar que las películas son mejores, y tienen más posibilidades de ser oscarizadas si su metraje excede de lo común. Y reconozco que a mí me aburren cuando se pasan de contemplativas. Seguro que a alguien le parece una herejía pero Pasaje a la India o Titanic

Ver la entrada original 706 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: