Trolls: haberlos, haylos

Con mi toga y mis tacones

trolls1

Las estrellas siempre han tenido sus admiradores. Y junto a ellos muchas veces surge otra especie no tan agradable: los acosadores. Personas que, llevadas por un odio desmedido o por una admiración mal entendida, se dedican a torpedear la vida de los famosos en cuestión hasta extremos muchas veces insoportables. O hasta las últimas y más terribles consecuencias, como le sucedió a John Lennon

También tenemos la versión sibilina, la del que parece amigo y acaba poniendo la zancadilla para apropiarse de algo. Eva al desnudo. La vieja historia de siempre.

Pero con la llegada de las nuevas tecnologías que ya no son tan nuevas y se llaman TIC, como si fuera un guiño incontrolado, tenemos un nuevo tipo de acosador, acechador, o pesado de los de toda la vida. El troll, que yo sigo imaginándome como aquellos monstruitos feos y con los mocos colgando que…

Ver la entrada original 792 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: