Excusas: no todo vale

Con mi toga y mis tacones

Excusas-1

Recuerdo que cada vez que trataba de dar explicaciones a algo que había hecho mal, o no tan bien como se esperaba de mí, mi madre me salía al paso diciéndome que aquello eran excusas de mal pagador. Ya podían ser las notas del cole, por haber llegado tarde y por no haber arreglado mi habitación –esto último, lo más freecuente-. Y es que las cosas hay que hacerlas cuando hay que hacerlas. Y como hay que hacerlas, desde luego.

El teatro no puede ser una excepción. Imaginemos que una escena no se rueda porque el cámara llega tarde, o que el estreno o la entrega de premios no tiene lugar porque olvidaron la alfombra roja en el tinte. No colaría. Como nunca han colado las actitudes de esos divos y divas que, llevados de su divismo, se permiten llegar cuándo y cómo les viene en gana. Por más…

Ver la entrada original 913 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: