La medalla que llegó tarde

No sin mi toga

Hoy he asistido a un acto muy emotivo. Por eso creo que debo ceder estas líneas a Susana Gisbert. Os dejo el enlace que Susana nombra bajo.
http://www.informavalencia.com/opinion/item/1098-opinion-por-ella/1098-opinion-por-ella
(en memoria de Alicia Valverde Sancho)

Hoy, 5 de Marzo, en el salón de actos de la Ciudad de la Justicia de Valencia, hemos asistido a uno de los actos más emotivos de toda mi vida profesional. O, probablemente, al más emotivo al que haya asistido nunca. Se trataba de la entrega de la medalla a título póstumo de la cruz de San Raimundo de Peñafort a Alicia Valverde, nuestra querida compañera, que nos dejó hace unos meses.

Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que es la distinción más merecida de la que he tenido noticia. Y que, como pasa en demasiados casos, es un homenaje que llega tarde, demasiado tarde.

Ya tuve oportunidad de escribir sobre ella en dos anteriores ocasiones…

Ver la entrada original 490 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: