Sucedáneos: lo que parece y no es

Con mi toga y mis tacones

IMG-20180614-WA0008

Ya lo hemos dicho más de una vez. La realidad supera la ficción y a veces confundimos ambas. O confundimos la realidad con lo que creemos que es tal, dando lugar a situaciones hilarantes. Nada es lo que parece y, aunque en muchos casos cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia en otras Los Parecidos nos acaban proporcionando Algo parecido a la felicidad, al menos en ese efímero momento en que nos echamos unas risas.

En nuestro teatro, la afición a representaciones rimbombantes y a un lenguaje más rimbombante aún, da lugar a muchos equívocos. Y con esos equívocos vienen, en más de una ocasión, una ración extra de risas que no son fáciles de disimular. Son los sucedáneos de situaciones reales, que van mucho más allá de meras anécdotas. O no.

Uno de los mejores ejemplos nos lo da el procedimiento de habeas corpus

Ver la entrada original 824 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: