Esperas: ¿desesperas?

Con mi toga y mis tacones

espera Cada cosa a su tiempo. Algo que oímos a diario, a pesar de que a veces la impaciencia nos consume y cuesta llevarlo a la práctica. Los tiempos de espera son en el mundo del espectáculo tan importantes como las obras mismas. Quien quiere las mejores entradas para un estreno espera pacientemente horas y hasta días de cola, quien es seguidor de una saga espera a que llegue la siguiente entrega y, por supuesto, quien aspira a abrirse un hueco en el mundo de la farándula espera a que algún día llegue su oportunidad, sea Una segunda oportunidad, sea La última oportunidad, o sea la enésima. Y la verdad, cuando de esperas cinematográficas se trata, siempre me vienen a la cabeza esas escenas de películas de antaño donde el futuro padre aguarda en la sala de espera del hospital fumando un cigarrillo tras otro –que raro se nos…

Ver la entrada original 859 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: