Voluntad: a mover montañas

Con mi toga y mis tacones

voluntad

Para dedicarse al mundo del espectáculo hay que emplear una buena dosis de fuerza de voluntad. Hay que vencer las reticencias de quienes todavía piensan que eso no es una profesión seria, hay que pelear en cada casting y en cada audición por conseguir el papel, o por no venirse abajo si no es así, hay que dedicar horas de esfuerzo a formarse y hay que demostrar cada día eso de “nena, tú vales mucho”, como si se tratara de un examen. Tan importante es que el propio régimen nazi aludía a ella en la película que usaron para exaltarse a sí mismos, El triunfo de la voluntad. Ese Hitler tan bien retratado por el genial Charles Chaplin en El gran dictador. Y es que la voluntad, parafraseando a Mae West, cuando es buena es muy buena pero cuando es mala es todavía mejor para sus fines.

Ver la entrada original 889 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: