Guardias: en bucle

Con mi toga y mis tacones

DSC_0006

Pocas veces una película ha descrito una sensación mejor que Atrapados en el tiempo.  El famoso Dia de la Marmota se ha convertido en un clásico para aludir a esa sensación de encontrarse por enésima vez en el mismo lugar haciendo la misma cosa. En bucle. Si estuviéramos en Casablanca, a buen seguro que mandaríamos a Sam al guano y le suplicaríamos que no la tocara otra vez.

Pero nuestro teatro dista mucho del escenario de esa ciudad y quienes lo habitamos no somos Humphrey Bogart ni Ingrid Bergman, así que no hay pianista a quien pedirle nada. A nuestro pianista, quien quiera que sea el encargado de marcar la melodía de Toguilandia, solo le podemos pedir una cosa: si hemos de hacer algo, que sea en unas condiciones dignas.

Ya dediqué un estreno, en los inicios de este blog, al Juzgado de Guardia. Por eso no…

Ver la entrada original 1.054 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: