Sastrería: maestros de la costura

Con mi toga y mis tacones

costura-ninos

Como todo el mundo sabe, un buen vestuario es esencial en cualquier espectáculo que se precie. La falta de cuidado en él puede dar al traste con la mejor de las películas, por buenos que sean guión e intérpretes. Hay veces que es el propio vestuario, y quienes lo confeccionan,  quienes asumen el protagonismo de las obras, como ocurre en El tiempo entre costuras, Pret a porter o El diablo viste de Prada. En otros casos, es la vida de los propios modistas y modistos las que dan lugar a interesantes biopics, como ha ocurrido con Coco Chanel, Versace o Yves Saint Lorent.

  En nuestro teatro estamos lejos de ser fashion victims, que la toga –o el batín negro, como le llaman algunos- da muy poco juego, la verdad, por más que la acompañe de mis imprescindibles tacones. Aunque su uso ha dado lugar a más…

Ver la entrada original 1.022 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: