Delitos de odio: cuando odiar es delito

Con mi toga y mis tacones

IMG-20190723-WA0001

Por desgracia, el odio es un sentimiento tan antiguo como el mundo, desde que Caín matara a su propio hermano, allá en los tiempos de Adán, Eva y la dichosa serpiente que vino a fastidiarlo todo. Y el odio, cuando se manifiesta en delitos cometidos contra un grupo de personas por el solo hecho de su pertenencia a ese grupo –sea por razón de raza, religión, opinión, género u otra circunstancia personal o social- se convierte en lo que se bautizó como crímenes de odio de los que la historia nos deja demasiadas muestras, reflejadas desde siempre por el cine, el teatro o la literatura. Cuando hablamos de delitos de odio, los primeros que acuden a nuestra cabeza son los del nazismo, reflejados en tantas y tantas peliculas y series como La lista de Schlinder, Holocausto, La decisión de Sophie, Vencedores y vencidos y muchas más. Pero hay muchos más…

Ver la entrada original 789 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: