Buenrollismo: los mundos de Yupi

Con mi toga y mis tacones

yupi

Hay quien se empeña en ver la vida como un camino de terrones  de azúcar. Las baldosas amarillas del Mago de Oz son poca cosa al lado de lo que hacen algunas personas, empeñadas en que la vida es de color rosa. Pero no un rosa cualquiera: rosa chicle y con purpurina, como el uniforme del equipo de waterpolo de Al agua, gambas –una peli que, por cierto, poco más que eso tiene de rosa-. Películas Disney, comedias románticas que rezuman almíbar por todas sus escenas y el sempiterno fueron felices y comieron perdices con el que acaban Cenicienta, Blancanieves o la Bella y la Bestia. Nunca he sabido qué tendrán las perdices para hacer tan dichosa a la gente, aunque alguna vez me he planteado que tal vez esas aves fueran acompañadas de alguna seta de esas que hacen a la gente flipar en colorines.

En nuestro…

Ver la entrada original 1.026 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: