Xenofobia: más allá del delito         

Con mi toga y mis tacones

    prejuicio

El mundo del cine y, en general, del arte, se han nutrido mucho del racismo, la xenofobia y cualquier tipo de discriminación por razón de origen o pertenencia a un grupo. Por desgracia, la historia universal y también la más reciente nos ha dado historias de sobra para muchas obras. Los campos de concentración de Holocausto, La vida es bella o La lista de Schlinder, el apartheid de  Mandela, Soweto o Grita libertad, o la discriminación racial de Arde Mississipi o Criadas y Señoras son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más.

Nuestro teatro, por razones obvias, nada debería tener de racismo ni xenofobia sino todo lo contrario. No podemos olvidar la cada día mayor importancia que se confiere a la persecución de los delitos de odio o de esos hechos que, sin llegar a constituir  un delito de odio tal como está tipificado…

Ver la entrada original 998 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: