Intimidación: temor jurídico

Con mi toga y mis tacones

intimidacion

En el mundo del espectáculo se ha sacado mucho partido al miedo. El terror, el suspense y el miedo en general, en cualquier de sus formas, dan lugar a un género  propio, y muy exitoso. Pero cuando lo que produce este temor no son Zombies, ni Poderes Extraños, ni Aliens ni Poltergeist, cuando son personas de carne y hueso que nos tienen con el corazón en un puño, el miedo es mucho más auténtico, por más verosímil.

En Toguilandia este temor tiene una forma jurídica: la intimidación. La intimidación despliega sus efectos en Derecho hasta el punto de poder convertir lo lícito en ilícito, lo válido en nulo o lo leve en grave. La existencia de intimidación, si se prueba, invalida el consentimiento que pudiera haberse dado para cualquier acto. Así que acreditar que existió intimidación se convierte en algo de una enorme importancia. Y así…

Ver la entrada original 969 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: