David Robart vence a Goliat Trump armado con la sensatez

Featured Image -- 2213

delaJusticia.com

juez-fallaMe quedo estupefacto ante el precedente de la reacción de Trump frente a la decisión del juez federal James Robart, titular del Juzgado de Seattle, en que estimó la medida cautelar solicitada por dos estados de EEUU, los de Washington y Minnesota, que consideraban inconstitucional el decreto del Presidente que suspendía por 120 días el programa de acogida de refugiados y frenaba los visados para ciudadanos de seis países musulmanes, y fundando la posible inconstitucionalidad en la discriminación contra una religión, la musulmana, algo prohibido en la Primera Enmienda de la Carta Magna.

Pero lo llamativo y preocupante es que frente a la espléndida argumentación del juez Robart, plenamente jurídica y desprovista de toda veleidad política, se ha producido una reacción impropia de un Presidente, quien lo ha calificado de “falso juez” y ha tildado la decisión de “ridícula” además de vaticinar su anulación con tono amenazador.

Me parece…

Ver la entrada original 596 palabras más

Velocidad: togas supersónicas

Con mi toga y mis tacones

speedy

La velocidad es algo que siempre ha fascinado al género humano. Pocas cosas parecen gustar más que la sensación de rapidez con el viento en contra y todas esas cosas que nos muestran algunas películas. A pie, como en Carros de fuego y  Forrest Gump o en cualquier medio de transporte, desde las cuádrigas de Ben Hur, la velocidad es tema recurrente en el mundo del espectáculo. Como también lo es a la hora de computar el tiempo en que se hace una película o lo que dura. Todos conocemos la distinción entre Largometrajes, Cortometrajes y Mediometrajes, que tienen sus propias categorías. Como ocurre en el mundo de la literatura, donde al lado de las tradicionales novelas se abren paso los relatos breves y los microrrelatos.

Las carreras son el hilo conductor de muchas obras, funciones y series de televisón, entre las que me quedo, si dudarlo, con…

Ver la entrada original 637 palabras más

Críticas: sanas e insanas

Con mi toga y mis tacones

bla-bla

Pocas cosas hay que teman más los artistas que las críticas. Tras un estreno, una buena o una mala crítica puede dar alas a la obra o hundirla en la miseria. Mucha gente acudirá a ver la función según haya leído acerca de ella, o según funcione el boca oreja, otro factor importante. Y más aún ahora que el efecto multiplicador de las redes sociales convierte en miles las bocas y las orejas en cuestión. Ya se sabe, El Cuarto Poder, al que casi se le podría unir un quinto, el de las redes. O un cuarto bis, al gusto de nuestro legislador.

En nuestro teatro, como en la vida, la crítica es frecuente. No solo esa valoración de la prueba según las reglas de la sana crítica a que se refiere la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sino crítica de la de verdad. De la constructiva, y de…

Ver la entrada original 684 palabras más

Tenacidad: inasequibles al desaliento

Con mi toga y mis tacones

tenaz

La tenacidad. Una gran virtud si una no se pasa de frenada. Mi madre suele decirme, cuando me pongo muy muy insistente, que no es que sea pesada, es que soy tenaz. Algo que una buena amiga traduce por terca. Pero tanto da. Lo importante es el mensaje. Persistir, insistir y nunca desistir. Frase que, por cierto, no es mía, pero me encanta. Me encaja a la perfección.

La tenacidad es parte importante del mundo de los artistas. En cualquier entrevista a cualquier estrella, leeremos la cantidad de puertas a las que ha llamado, la cantidad de noes que ha recibido hasta que alguien, por fin, le dio su oportunidad. Como en La Ciudad de las Estrellas o en la más antigua Ha nacido una estrella, como en Fama, y como en tantas otras.

Y en nuestro teatro, más que en muchos ámbitos, la tenacidad…

Ver la entrada original 759 palabras más

Naturalidad: el difícil equilibrio

Con mi toga y mis tacones

img_20170120_174831

Desde siempre, no recomiendan comportarnos con naturalidad. Eso es fácil si a una no la conoce nadie más allá de amigos y conocidos y residentes en su ciudad, como decían en el Un, Dos, Tres, Responda otra vez de mi infancia. Pero cuando se alcanza cierto grado de fama, de notoriedad o de conocimiento público, del tipo que sea, la cosa se pone más difícil.

Ello es especialmente patente en el mundo del espectáculo y sus aledaños, donde basta con salir unos minutos en televisión para que la gente te pare por la calle, quiera hacerse un selfie o, sencillamente, te mire raro. Y no es cosa sencilla aguantar el tirón, por más que lluevan los consejos, unos bienintencionados y otros no tanto. Pero encontrarse de la noche a la mañana con miles de fans, de followers o de admiradores debe ser algo alucinante -o espeluznante, como diría Iker…

Ver la entrada original 973 palabras más

La primera vez

loquehayblog

ADELANTE. Me bailo una Yenka jubilosa con todos los niños, adolescentes y adultos que ayer vieron por primera vez la nieve en las costas de Levante. Ver sus caras de asombro y entusiasmo resulta, como mínimo, conmovedor y contagioso. Espero que una vez de vuelta en los colegios, sus profesores les expliquen que esa nieve y el consiguiente frío que tanto les ha gustado, es también el gran enemigo de los millones de pobres que habitan España.

Ver la entrada original

La nueva esclavitud

loquehayblog

En esta antigua y paradójicamente moderna Europa, creíamos absolutamente erradicada la esclavitud. Pero con el neoliberalismo, la esclavitud ha vuelto. Con una cara menos agresiva, quizá, pero ha vuelto. Y de qué manera.

Ha vuelto en forma de una desigualdad creciente y que no parece tener fin. Está aquí de nuevo con millones de europeos pobres, que tengan o no un puesto de trabajo, se ven obligados a malvivir y sin un horizonte esperanzador a la vista.

Sin ir más lejos, nosotros, los mismos españoles que en su día pretendimos boicotear a las marcas que producían en países tan paupérrimos y carentes de derechos laborales como Bangladesh, somos testigos -cuando no sufridores- de esta nueva esclavitud sustentada en la precariedad, en el aprovechamiento empresarial del exceso de parados, en unas nuevas leyes que dan cada vez más la espalda al ciudadano y en unos gobernantes exclusivamente interesados en el capital…

Ver la entrada original 238 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: