Excusas: no todo vale

Con mi toga y mis tacones

Excusas-1

Recuerdo que cada vez que trataba de dar explicaciones a algo que había hecho mal, o no tan bien como se esperaba de mí, mi madre me salía al paso diciéndome que aquello eran excusas de mal pagador. Ya podían ser las notas del cole, por haber llegado tarde y por no haber arreglado mi habitación –esto último, lo más freecuente-. Y es que las cosas hay que hacerlas cuando hay que hacerlas. Y como hay que hacerlas, desde luego.

El teatro no puede ser una excepción. Imaginemos que una escena no se rueda porque el cámara llega tarde, o que el estreno o la entrega de premios no tiene lugar porque olvidaron la alfombra roja en el tinte. No colaría. Como nunca han colado las actitudes de esos divos y divas que, llevados de su divismo, se permiten llegar cuándo y cómo les viene en gana. Por más…

Ver la entrada original 913 palabras más

Atrezzo: puesta en escena

Con mi toga y mis tacones

IMG_20170324_003225 Cualquier cosa en la puesta en escena es importante. Un detalle aparentemente nimio puede dar al traste una buena ambientación, como el reloj de pulsera que algunos dicen haber visto en una escena de las cuádrigas de Ben Hur, fuera totalmente de la época en la que estaba ambientado. Ignoro si esta leyenda urbana es auténtica, pero lo bien cierto es que cada cosa tiene su entorno adecuado y sin él la credibilidad se va al garete. Yo nunca olvidaré la cortina con la que se hizo un vestido escarlata O,Hara en Lo que el viento se llevó, y que sigo mirando cada vez que vuelvo a ver la película sabedora de que en algún momento la ceñirá a su cuerpo y le quedará divinamente. Tampoco olvido, cada vez que miro la Lista de Shchindler, el abriguito rojo de la niña que corría en el guetto…

Ver la entrada original 1.007 palabras más

Compamigos: gracias

Con mi toga y mis tacones

IMG-20170321-WA0007

Más de una vez hemos tratado en nuestro escenario del lenguaje  Neologismos, barbarismos, latinajos y jerga varia que usamos, y hasta abusamos, según sea nuestro papel en la función. Palabras que el Diccionario de la real Academia admite o no según le parece a sus sesudos señores, a los que siempre me gustaría imaginar como los protagonistas de aquella película antológica en que elaboraban una Enciclopedia, Bola de Fuego, aunque mucho me temo que poco tenga que ver.

Por eso, hoy el escenario de Con Mi Toga y Mis Tacones ha decidido ayudar un poco a tan sesudos señores –y señoras, pero pocas- y hacerles alguna sugerencia. En primer lugar, como no podía ser de otro modo, cualquier día monto una petición colectiva para que admitan el término toguitaconada, y algunos otros que ya recogí en un estreno, el del Toguitaconidiccionario. Pero hoy quiero sugerirles…

Ver la entrada original 867 palabras más

Padres: la herencia

Con mi toga y mis tacones

IMG_20160319_172607

La familia  y sus miembros, las relaciones entre ellos y las sagas familiares son un tema recurrente en el teatro y el cine. Como en la vida. Y en nuestro teatro les hemos dedicado varios estrenos. Con unos aplausos bien merecidos. Pero faltaba dedicarle uno a una figura importante, la del padre. Como han hecho muchas películas, desde Papá está en viaje de negocios hasta La vida es bella o Qué bello es vivir, desde Billy Elliot a En el nombre del padre. Con Sonrisas y lágrimas incluídas.

Y, aprovechando el Día del Padre, también nuestro teatro quiere hacer un homenaje a todos los padres del mundo en general, y al mío en particular. Como hice en su día con las madres . Mucho más allá de la figura del buen padre de familia a que se refiere tantas veces el Código Civil.

Mi padre ya…

Ver la entrada original 823 palabras más

#historiasporlaigualdad

Con mi toga y mis tacones

cuchilla

Por este 8 de marzo, desde el escenario de Con Mi Toga y Mis Tacones nos sumamos a a reividicación con una de esas #historiasporlaiguadad que ojala nunca hubiera de ser contada

CUCHILLAS

– Mamá, ¿Qué son cuchillas?

Con esa sencilla pregunta, mi hija abrió la caja de los truenos. Ya no hubo manera de cerrarla.

Traté de explicarle lo obvio. Que son unos instrumentos afilados que sirven para cortar, con los que, además, tenían que tener mucho cuidado las niñas pequeñas como ella. Pero no le convencieron mis explicaciones. Siguió preguntando para qué servían, y cómo se usaban. Y, aunque me extrañó la pregunta, seguí explicando con paciencia que las usaban los hombres para afeitarse, y también las mujeres y algunos hombres para depilarse y, a veces, para cortar papel u otras cosas. Pero insistí en que ella no debía usarlas. A no ser que  la supervisaran en el…

Ver la entrada original 881 palabras más

Portal ciudadano en la Casa Blanca 

Mary Read


#EEUU#WeThePeople

En el portal de la Casa Blanca la ciudadanía puede hacer peticiones, promocionarlas y que se hagan realidad.
Aquí hay una sobre los derechos de las personas trans.

Ver la entrada original

Veteranía: la voz de la experiencia

Con mi toga y mis tacones

dulce-abuelita-la-bondadosa-viejecita

Dicen que la veteranía es un grado. Y que la experiencia es la madre de todas las ciencias. Y no les falta razón, aunque como todas las cosas, admite matices. En el mundo del espectáculo, son muy respetados los profesionales veteranos, con toda una vida de tablas y escenarios a sus espaldas, aunque también hay otros que se han visto relegados en su vejez al más triste de los olvidos. Pero son frecuentes los homenajes, premios honoríficos o menciones a esas trayectorias. Y aunque el cine suele nutrirse de personajes jóvenes, hay excelentes muestras de obras protagonizadas por personas mayores, como esa delicia titulada En el estanque dorado o las inolvidables viejecitas de Arsénico por compasión.

También en nuestro teatro la veteranía es un grado. O debe serlo. Y no me refiero aquí a quienes, desde la jubilación, siguen aportando su experiencia a través de escritos o de…

Ver la entrada original 686 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: