Absurdos: más sobre la digitalización

Con mi toga y mis tacones

DSC_3091

Todo el mundo ha oido hablar del teatro del absurdo. Mucha gente lo identificará con obras como Esperando a Godot o La cantante calva, entre otras muchas. Porque el absurdo forma parte de nuestra existencia y el teatro quiso hacerse eco de ello con todo un movimiento destinado a exaltarlo. Aunque, desde luego, no todo lo absurdo se incardina en este movimiento ni tiene fines tan elevados. Hay cosas que, sencillamente, caen por su propio peso de pura inconsistencia. Cosas que te hacen exclamar eso de Qué he hecho yo para merecer esto. Y cuando suceden, ya sabemos, Aterriza como puedas.

En Toguilandia tenemos más ejemplos de los que nos gustaría, por desgracia. Pero hoy voy a traer uno en concreto, el de la fiscalía digital y, por extensión, la digitalización, a la que ya hemos dedicado algún que otro estreno toguitaconado. Pero es que la cosa…

Ver la entrada original 1.524 palabras más

Anuncios

El calor no es excusa

loquehayblog

Cada año, por estas tórridas fechas, son muchos los psicólogos y abogados de familia que son entrevistados en los medios de comunicación para insistir en lo malo que es el verano para las relaciones de pareja. El exceso de calor o una convivencia superior a la normal por aquello de las vacaciones, momento en el que se incrementan las discusiones, son las excusas que más habitualmente esgrimen estos especialistas.

Entre estos argumentos y justificar la violencia de género parece haber sólo un paso que nadie debería dar ni aducir. Mucho menos utilizar el calor como excusa para intentar dar una explicación a los asesinatos machistas estivales, que tienen su origen en causas bien diferentes, relacionadas con la cultura, con el sentido masculino de la propiedad sobre la mujer, los celos o cualquier otra porque todas resultan inadmisibles.

Lo cierto es que en apenas unos días, cuatro mujeres han sido asesinadas…

Ver la entrada original 233 palabras más

Informática judicial: quién debe decidir

El blog de José Muelas

A la hora de diseñar un sistema informático la primera cuestión que habríamos de plantearnos es la de quién es el responsable de la información que se va a tratar y quién debe, por tanto, decidir cómo se trata; cuestión esta que, aunque de perogrullo, no parece haber sido tenida en cuenta por quienes han diseñado el actual caos informático de la administración de justicia española. Tal olvido no puede seguir produciéndose en el futuro si queremos tener una justicia informatizada racionalmente y sería bueno que los responsables políticos nacionales y autonómicos comenzasen a hacerse a la idea de que un cambio de paradigma en cuanto a la titularidad de los datos tratados y a la dirección del tratamiento de los mismos es imprescindible.

Conviene recordar en este punto que la Ley Orgánica 7/2015, de 21 de julio, por la que se modificó la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de…

Ver la entrada original 701 palabras más

Esperas: ¿desesperas?

Con mi toga y mis tacones

espera Cada cosa a su tiempo. Algo que oímos a diario, a pesar de que a veces la impaciencia nos consume y cuesta llevarlo a la práctica. Los tiempos de espera son en el mundo del espectáculo tan importantes como las obras mismas. Quien quiere las mejores entradas para un estreno espera pacientemente horas y hasta días de cola, quien es seguidor de una saga espera a que llegue la siguiente entrega y, por supuesto, quien aspira a abrirse un hueco en el mundo de la farándula espera a que algún día llegue su oportunidad, sea Una segunda oportunidad, sea La última oportunidad, o sea la enésima. Y la verdad, cuando de esperas cinematográficas se trata, siempre me vienen a la cabeza esas escenas de películas de antaño donde el futuro padre aguarda en la sala de espera del hospital fumando un cigarrillo tras otro –que raro se nos…

Ver la entrada original 859 palabras más

Insistencia: derogad el limite de instrucción

Con mi toga y mis tacones

suplica

Insistir, persistir y nunca desistir. Un lema que no por muy usado resulta menos necesario. Cuando se precisa algo, hay que perseguirlo hasta el final, ser inasequible al desaliento y continuar insistiendo hasta que a una le hagan caso. Es lo que hacen esos directores de cine empeñados en sacar adelante su proyecto aunque se dejen muchos años y casi la vida en ello. O como dijo una en su día una famosilla de pro, conocida por estar en el candelabro, una se deje la piel en el pellejo. Hay que insistir, sea Buscando a Susan deseperdamente, o sea repitiendo que No nos moverán, como cantaba la pandilla de Verano Azul a bordo del barco de Chanquete.

En la carrera fiscal tenemos una obsesión muy grande, una obsesión que nos hizo encabezar un movimiento sin precedentes en contra de la reforma procesal, al que se unieron todos los…

Ver la entrada original 877 palabras más

Una moral de 150 metros

El blog de José Muelas

Leo —y se me encoge el corazón— que un centenar de personas se han ahogado frente a las costas de Libia. Dos barcos de «Open Arms» habían tratado de hacerse a la mar para ayudarles pero las autoridades italianas les impidieron zarpar.

Me entero de la noticia por un fiscal tuitero que posteó el tuit que ven en la imagen adjuntando la noticia de Europa Press y que apostilló: «Eso es cuando menos omisión del deber de socorro y, en cualquier caso, es de una inhumanidad que indigna y avergüenza».

Sí, para cualquier alma regularmente formada, la noticia relata un inhumano caso de flagrante omisión del deber de socorro; sin embargo, y para nuestra desgracia, no parece que todas las almas humanas estén regularmente formadas y lo que es peor —muy probablemente— quizá ni siquiera tampoco lo estén las nuestras.

El hombre es un animal moral —así lo afirman los…

Ver la entrada original 795 palabras más

Invisibles: lo que no vemos

Con mi toga y mis tacones

FB_IMG_1526406143863

El don de la invisibilidad, como ya hemos dicho alguna vez, es algo muy atractivo para cualquier guión de cine u obra de teatro. El hombre invisible es un clásico entre los superhéroes, como lo son Los cuatro Fantásticos o cualquier otro superhéroe o superheroína, que también las hay. Pero la invisibilidad no siempre es un súper poder. Y más de una vez hace referencia a quienes la gente mira sin ver, como Los miserables. Ser Invisible o ser Los invisibles es demasiadas veces sinónimo de olvido.

En otros estreno hablamos de cuando los invisibles  a ojos de la opinión pública, somos quienes habitamos Toguilandia. Aunque parece que solo lo somos cuando reclamamos cosas, y no lo somos en absoluto cuando alguna de nuestras actuaciones  da lugar a críticas y, por qué no decirlo, al descontento.

Pero la invisibilidad a que dedico este estreno es la que…

Ver la entrada original 904 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: