Okupación: ¿delito fantasma?

Con mi toga y mis tacones

Es mucho el metraje que ha gastado el cine con los fantasmas, invitados no deseados de casas y palacios y, a veces, salvadores de la vida de la amada como ocurre en Ghost o dibujitos la mar de simpáticos como Casper. Otras veces, los fantasmas no son tales y, si no, pensemos en El fantasma de la ópera. Porque a veces las cosas son más fáciles de comprender de lo que nos quieren hacer ver.

En nuestro teatro en principio no debería haber fantasmas, más allá de quienes lo sean en sentido figurado, un jardín donde Dios me libre de meterme. Pero sí que hay algunas instituciones, figuras y delitos cuyo uso, abuso o desuso los puede convertir en verdaderos fantasmas. Y a eso vamos hoy

Confieso que, como fiscal de diez trienios, nunca he tenido entre mis fuentes de agobio el de la okupación o, como se llama…

Ver la entrada original 752 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: